stars

Welcome my dear friends. Enjoy your visit and share your thoughts. Thank you, much love

Thursday, 19 April 2018

Dos excursionistas, Paco y Juan, Parte dos

Dos excursionistas, Paco y Juan, Parte dos


Hola queridos amigos y seguidores. Muchas gracias por visitar y leer mi blog. Hoy volvemos a visitar a nuestros dos amigos excursionistas, Paco y Juan, (segunda parte.). Espero que disfrutes leyendo esta serie corta de humor.

El humo que salía de alrededor de estos objetos no era todo lo que olía. El aroma de este nuevo olor era demasiado para que Marron lo ignorara.

Para cuando Gran Marron había avanzado hasta una docena de metros del claro, había reconocido otro olor. Era muy similar a la que él llamó justo antes del encuentro con los extraños animales que poseían los palos de trueno.

Vacilar por un momento y esnifar el aire con atención, Marron decidió que el olor era débil que significaba que las extrañas bestias no estaban en el área inmediata.

Gran Marron dirigió un círculo alrededor de los objetos extraños con el aroma irresistible tres veces antes de que él había formulado un plan de acción. Él extendió su gran pata con sus garras desenvainadas. Una garra atrapó con éxito un espacio entre dos de los puntales de la parrilla en el que estaban sentados los utensilios de cocina. Un tirón de la pata le entregó su comida de frijoles recién horneados en las rocas cubiertas de musgo.

Marron no se dio cuenta de que el hombre y la mujer en su canoa volvían a su campamento. Había tres razones por las cuales él no los detectó. Una era que estaba demasiado ocupado en su comida para dejar que sus instintos naturales se pusieran a trabajar. Dos, la ligera brisa soplaba hacia el exterior hacia el agua así poniéndolo en contra del viento. Tres, la brisa y la tranquilidad relativa de la canoa eran tanto contra él.

La mujer fue la primera en notar al gran marrón cuando la canoa fue varada. Toda precaución y respeto por las tierras salvajes se olvidaron al ver su delicadeza y su trabajo arruinados. Salió corriendo de la canoa, indignada, blandiendo solo una caña de pescar.

Al llegar a Gran Marrón, de espaldas a ella, ella dejó escapar un grito y comenzó a golpear el alquitrán de color Marrón, golpeándolo con tanta fuerza que casi Marrón sufrió un paro cardíaco! Al no tener idea de su superioridad física sobre la mujer gritando, Gran Marrón acortó su desayuno y corrió! Fue directamente al lugar más seguro que conocía: ¡el bosque!

Bueno, déjeme decirle, que debe haber tomado semanas Marrones pobres por su latido del corazón para volver a la normalidad. No tenía idea de la conexión entre los frijoles horneados y los azotes, pero estaba allí. Al menos fue en su pasado.

Paco estaba sentado con la espalda apoyada en una roca, los brazos doblados hacia atrás y las manos apoyadas en la parte posterior de la cabeza. Sus piernas extendidas, los pies calcetín que toca los dedos de los pies musicales, que dejó escapar un sonido fuerte después, el desayuno eructos. Juan se sentó con las piernas cruzadas, con los codos apoyados en las rodillas mientras se rascaba vigorosamente a su barba de dos días. El Gran Marrón estaba a unos cientos de metros de distancia, sentado en cuclillas, rascándose la espalda en el tronco de un árbol y bostezando después de una breve siesta.

Paco se quitó las manos de debajo de la cabeza. Se sentó y dijo: "Bueno, Juan, si tenemos la intención de llegar a ese agujero de pesca antes de que oscurezca, es mejor que estemos en camino".

En diez minutos estaban todos empacados. Su fuego había sido rociado y cubierto con tierra fresca. Entonces comenzaron su caminata una vez más.


Muchas gracias de nuevo, queridos amigos, por visitar mi blog. Por favor comparta sus pensamientos con nosotros, si lo desea. Que tengas un gran día

2 comments :

  1. ¡¡Ni loca me enfrentaría yo a un oso, como hace la mujer de tu relato!! Ni aunque me tirara la barbacoa o se comiera toda mi comida. Eso no es ser valiente, es ser inconsciente... menos mal que Gran Marrón no supo reaccionar...
    Veremos como sigue el relato.
    Un beso enorme,Cindy

    ReplyDelete
    Replies
    1. Jejejeje Recibí la idea de mi madre cuando era pequeño y vivíamos en el yermo. Tener animales salvajes cerca de la casa no era raro. Una mañana escuchamos un ruido afuera. Mi madre miró por la ventana y vio un oso en nuestro cubo de basura. Ella simplemente tomó la escoba, salió corriendo y comenzó a gritar y golpear al oso con la escoba. Nosotras nunca volví a ver a ese oso 😁 Muchas gracias por tu comentario, querido amigo Chari

      Delete

AYÚDEME PROSPERAR, IGUAL QUE TÚ

AYÚDEME PROSPERAR, IGUAL QUE TÚ
HELP ME PROSPER, JUST LIKE YOU