stars

Welcome my dear friends. Enjoy your visit and share your thoughts. Thank you, much love

Monday, 23 April 2018

Dos excursionistas - Paco y Juan - Parte cinco (final)

Dos excursionistas - Paco y Juan - Parte cinco (final)


Hola, queridos amigos y seguidores. Muchas gracias por visitar y leer mi blog. En el entrada de hoy, compartiré con tú la última parte de mi miniserie de cinco partes sobre el Gran Marrón y los dos pescadores. Espero que hayas disfrutado leyendo


Paco, sentado en cuclillas frente a la hoguera, estaba preparando una pequeña trucha para freír, mientras dos latas de sopa de fideos de pollo se sentó en las rocas cerca de las llamas, calentándose lentamente, para ser comido con los peces.

Fue en esta época que Juan decidió ir y "regar algunas malezas" detrás de las tiendas. Estaba bajando la cremallera de sus pantalones cuando los pequeños pelos en la parte posterior de su cuello todos se pusieron firmes, sintiendo que algo le estaba observando. Lentamente levantó la cabeza para mirar hacia la pared del acantilado.

Cuando sus ojos alcanzaron la cima, todo lo que pudo hacer fue sostener sus partes privadas congeladas, ojos abultados, boca abierta, mandíbula inferior tan floja como un trapo mojado, y un grito congelado en su garganta. Mirando hacia abajo en Juan era Gran Marron!

Si Gran Marron hubiera sido conocedor de las emociones humanas, en este punto la emoción que habría sentido lo hubiera hecho rodar por el suelo, rompiéndose una tripa de risa. Pero Marron no estaba enterado de esto. El no era más que curiosidad por estas extrañas bestias que hacían cosas extrañas en los objetos que emitían aromas irresistibles.

Cuando el grito de Juan finalmente salió de su garganta, hubo tres reacciones simultáneas:

Uno - Juan orinó sobre sus zapatos;

Dos: Paco se quemó con un poco de grasa al cocinar el pescado;

Tres: Gran Marron, sobresaltado, saltó, perdió el equilibrio y comenzó a deslizarse por el borde del acantilado. Cayó libre por un segundo o menos y se detuvo de repente en la cima de algunos arbustos.

Juan, dejando escapar otro grito, no muy diferente al de un cerdo atascado, finalmente recuperó su movilidad. Quien dijo que un humano no podía correr tan rápido como un guepardo, no vio a Juan correr esa noche. Su velocidad rivalizó con un guepardo cuando dejó la escena.

Por tan grande como era, Gran Marron podría haber corrido un segundo cercano. No creo que Paco estuviera al tanto de las quemaduras de segundo grado en su mano hasta que él y Juan volvieron a la civilización.

¿Que es eso? ¿He tenido noticias de Paco? Sí, lo hice. Regresó al bosque un año después, pero no con Juan. Tomó a otro amigo que habló interminablemente, lo cual fue bueno. Mantenía la mente de Paco fuera de los osos.

También oí hablar de Juan. Se niega a acercarse más al bosque que el resort de verano de su primo, que tiene la capacidad de un pequeño pueblo.

Y Gran Marron? Se dirigió hacia el norte hasta la línea de árboles, donde no hay seres humanos salvar a los esquimales ocasional o dos y tiene tantas posibilidades de conocer a uno de ellos como lo ha hecho de caminar sobre la luna!
 

Muchas gracias de nuevo, queridos amigos, por visitar mi blog. Por favor comparta sus pensamientos con nosotros, si lo desea. Que tengas un gran día

2 comments :

  1. Jajajaja, qué bueno. Me encanta el desenlace, Cindy. La reacción de Juan, orinándose en sus zapatos, lo más divertido. No me extraña que el pobre no quiera acercarse al bosque y que Paco se haya tenido que buscar otro compañero. Yo creo que Juan y Gran Marrón eran igual de asustadizos, jeje
    Me ha encantado este final.Un beso enorme, Cindy

    ReplyDelete
    Replies
    1. Jejejeje. Me complace que hayan disfrutado leyendo esta mini serie. Gracias querida amiga Cheri Jejejeje. Me complace que hayan disfrutado leyendo esta mini serie. Gracias querido amigo Chari 😊

      Delete

AYÚDEME PROSPERAR, IGUAL QUE TÚ

AYÚDEME PROSPERAR, IGUAL QUE TÚ
HELP ME PROSPER, JUST LIKE YOU